You are here: Home › ARGUMENTOS › ARGUMENTOS

Agua asequible como derecho humano

Según Naciones Unidas: El derecho humano al agua es el derecho de todos a disponer de agua suficiente, salubre, aceptable, accesible y asequible para el uso personal y doméstico.

Sin embargo más de 700 millones de humanos no tienen acceso a agua limpia.  Y donde sí la tenemos ya hemos contaminado 9 de cada 10 ríos. 

Perlas de información

  •  El CanalEduca fue premiado en 2006 como mejor proyecto educativo sobre agua y medioambiente
  •  Las campañas de ahorro del CYII han reducido el consumo por persona en más del 30%
  • Interés mundial CYII posee Canal Extensia, que da servicio a más de 5 millones de personas en Latinoamérica
  •  Como ente público, CYII tiene un teléfono de atención al cliente gratuito: 900.365.365
  •  En los últimos 4 años se han invertido 1000 millones en reforzar la infraestructura hidraúlica, en un plan de mejora recién acabado.
  •  CYII gestiona el ciclo integro del agua: Captación; Potabilización y vigilancia de la calidad del agua; Transporte y distribución; Depuración de las aguas residuales para su retorno al cauce de los ríos.

Para el debate

* Argumentos favorables a que el Canal de Isabel II  SIGA SIENDO PÚBLICO: 


PRIVATIZARLO ES UN MUY MAL NEGOCIO PARA EL CONJUNTO DE LOS CIUDADANOS:   La crisis del mercado haría que se malvendiese la empresa joya de los madrileños (hoy sus auténticos propietarios), mientras que quienes actúan de tasadores son parte de los interesados en llevarse acciones (a las que se les aplicará injustamente un descuento por ser una empresa que se estrena en bolsa). Por ello y dada la creciente demanda de agua, malvenderlo ahora sería una pésima inversión a medio plazo.  Por otro lado, los beneficios económicos del Canal de Isabel II son tan potentes que gracias a ellos se pudieron financiar obras como el Teatro del Canal y nuevas líneas de Metro entre otros proyectos: sería vender una importante fuente de ingresos, que revierten en todos los madrileños pero que al privatizarlo la mitad irían a parar a unas pocas manos, cuando el patrimonio en el que se basan han sido pagados y mantenidos por los impuestos de todos durante más de un siglo.

Encima los Ayuntamientos (la administración más cercana al ciudadano) salen perdiendo económicamente con el nuevo convenio, ya que la empresa privada ha regateado hasta el límite. ¡Y si los Ayuntamientos salen perdiendo, los ciudadanos salen perdiendo! Más allá de la cuestión ideológica entre lo público y lo privado, se entiende que el fin debe ser la mejora del servicio para los ciudadanos y esta no se plantea en esta privatización, cuando la calidad, gestión y precio del agua en Madrid es ya de las mejores de España.


TÉCNICAMENTE ES INNECESARIO PRIVATIZARLO, SINO QUE ES UNA DECISIÓN TOTALMENTE POLÍTICA:   Sus más de 100 millones de euros anuales en beneficio neto, hacen del Canal de Isabel II una empresa solvente, sin problemas para acceder a la financiación necesaria para adaptar las depuradoras a las nuevas normativas europeas, y que ya está contemplada con ayudas europeas.  Y según la Confederación Hidrográfica del Tajo, a corto plazo no es necesario construir un quinceavo pantano porque el Canal de Isabel II puede abastecer a 2 millones de habitantes más en Madrid. Además no es necesario hacer todos los gastos de una vez, eso hincha artificialmente las cifras de gastos que se filtran a la opinión pública. ¿Por qué esa prisa ahora? ¿quién vende una empresa de todos que da beneficios para todos? ¿Incluir una empresa privada no contraviene los criterios de gestión centralizada del recurso?


PONE EN RIESGO LA CALIDAD DEL SERVICIO:   Privatizaciones similares (p.ej. Barcelona) demuestran que se pierde calidad del servicio: Tanto en mantenimiento (porque a la empresa privada trata de que por urgencia lo solucione primero el Ayuntamiento afectado y luego cuadrar cuentas) como en la calidad misma del agua (porque a la empresa privada no le importa si en el levante español se ha de beber agua embotellada, porque este mismo accionista privado posee el negocio del agua embotellada, que es cientos de veces más cara que el agua del grifo). Modelos de privatización idénticos (p.ej. París) han demostrado que el precio del agua subiría muy por encima de los salarios, cuando el agua es una factura de la que no se puede prescindir. Además, esta subida del precio del agua revertiría en al menos un 49% en carteras privadas, en lugar de en las arcas públicas, que son con las que pagamos otros servicios y prestaciones. Es la privatización de los servicios públicos con beneficios ponen en riesgo la sostenibilidad de las cuentas públicas a largo plazo. ¿Hace falta explicar por qué una empresa privada no vela por el interés general?

Creer que la empresa privada invertiría en la mejora del servicio es tan ingenuo como creer que las millonarias ayudas a los bancos harían que estos fluyeran el crédito a los autónomos. La empresa privada no está interesada en la gestión integral del ciclo del agua sino en aquellos puntos donde se obtienen beneficios, de forma que la CAM tendría que seguir asumiendo con el dinero de todos los puntos en los que la privada no inviertese, para que luego la sociedad anónima se lleve su mitad completa de beneficios.  Beneficios que el grupo empresarial aprovechará para tapar los agujeros de su balance por otras empresas del grupo, como pueden ser ahora las inmobiliarias, de ahí que no es casualidad que haya empresas constructoras interesadas en la compra del patrimonio público o en que se hable de embalses que aún no son necesarios.

 

NO MEJORA SUSTANCIALMENTE NADA:   No hay medidas de mejora en la gestión privada que no se puedan plantear actualmente con la gestión pública. Quienes bendicen la gestión privada no lo hacen con estudios independientes, sino que o son empresas o fundaciones de empresas interesadas, o son políticos que provienen o acaban en el consejo directivo de las empresas privatizadas. ¿Por qué sus alegatos tienen mayor cobertura mediática que las estadísticas a las que contradicen?

El problema de la deuda madrileña no se solucionará vendiendo las empresas públicas solventes ni el patrimonio público obtenido de las cotizaciones de los trabajadores, sino auditando los gastos de las administraciones. Inyectarles liquidez a las mismas lo que hace es corregir artificialmente balances que muestran una gestión deficiente, que es la hemorragia a taponar para evitar nuevas crisis. Si se vendiera la empresa regional del agua, ¿qué quedaría dentro de unos años para privatizar debido a otra crisis? Si un amplio patrimonio en forma de suelo público del CYII ya quedaría en manos de las empresas con esta privatización. Nótese que no es una subcontratación de la gestión del servicio, sino que las empresas compran los títulos.

Los trabajadores han rechazado en pleno la privatización, han tenido que adherirse al nuevo convenio por ser la parte más débil en la negociación. Se prevé que, en lugar de introducir mejoras técnicas, se reducirán las condiciones y tamaño de la plantilla hasta el mínimo que garantice el servicio de suministro, aunque sea deficiente, con el riesgo de que acabe afectando a la calidad sanitaria del agua y con ello a su sabor. No se han publicado datos de la productividad de la plantilla actual pero lo que sí se ve es la calidad de sus resultados, ya que el agua de Madrid y el CYII es de los servicios actualmente más valorados por los madrileños. Privatizarlo no conllevará inversiones privadas para la mejora del servicio sino que acabará ahorrando en la partida de I+D para maximizar los beneficios empresariales, y los gastos que finalmente hiciesen los anotarían con intereses en la factura del cliente, para que el valor en bolsa se mantenga lo más alto posible para sus accionistas.

Colateralmente desaparecerían muchas inversiones en reducir las pérdidas en las redes de distribución, pues generalmente no resultan económicamente rentables, y se descartarían la mayoría de las inversiones de carácter medioambiental que el Canal de Isabel II lleva a cabo cada cierto tiempo. Además las campañas de concienciación ciudadana para el ahorro de agua se reducirían, al ser incompatibles con los objetivos de accionistas privados que ganan dinero con la venta de agua.

 

EL AGUA NO ES UNA MERCANCÍA:   El agua no es comparable con el gas natural como argumentan los más liberales, puesto que el agua nos es imprescindible en nuestro día a día, una persona a la que se le privase de agua moriría en una semana. Las petroleras que solicitan la gestión privada del agua son las que luego no liberalizan el petróleo sino que se agarran a su posesión hasta las mismas guerras en las que mueren cientos de miles de personas y se condenan a millones de niños a la pobreza, por lo tanto ciertas comparaciones son indecentes. La gestión de un servicio público tan insustituible como el agua, no puede quedar sujeta a los vaivenes del mercado que crisis financieras como la actual podrían ocasionar.

Esta privatización trae encadenada una gestión privada que se concedería por 50 años en régimen de fuerte monopolio, puesto que la distribución del agua no tiene competencia. Este monopolio no sólo manipularía el precio del agua, sino que es estratégicamente incoherente cuando Naciones Unidas ha declarado este siglo XXI como el siglo del agua, augurando que dado el crecimiento mundial su control será tan crucial como es hoy en día el petróleo. Sin embargo esta privatización afecta incluso a empresas del grupo Canal de Isabel II que operan en Latinoamérica y que suponen un jugoso bocado para las multinacionales del agua. El agua no debe convertirse en un negocio, es un derecho.

 

Y ENCIMA NO SE INFORMA:   No estaba contemplado en el programa electoral elegido democráticamente por los madrileños, cuando las inversiones sí que lo estaban. El proceso de mercantilización se está haciendo sin transparencia al ciudadano, negándose el ejecutivo a responder directamente a las consultas que desde la sociedad se están lanzando (¿Cuánto vale el CYII y cómo se ha tasado? ¿Se asegura que el 51% será público por siempre y que esto implica tener el control ciudadano de la sociedad mercantil? ¿¡¡Cuál es la letra pequeña del contrato!!? ¿Decidiría la empresa privada sobre la construcción de una fuente en un parque? ¿Bajo qué reglas concretas gestionaría el patrimonio que se le concede?).



* Argumentos esgrimidos para la PRIVATIZACIÓN:

A CORTO PLAZO DA DINERO SIN NOTARSE LA DIFERENCIA:   Con liquidez se podrá construir ya un nuevo pantano y adaptar las depuradoras actuales a la nueva normativa Europea. Esto es, se obtendría bastante liquidez a corto plazo que reinvertiría en obras para el ciudadano y en la mejora prevista del servicio, privatizándose porque es más barato obtener ese dinero vendiendo a accionistas privados que financiar inversiones emitiendo deuda. Dada la situación del mercado los servicios públicos son cada vez más insostenibles, sin embargo con la privatización se daría la posibilidad de acceso a los más fuertes inversores madrileños, con acciones de una empresa con rentabilidad asegurada, dado que el agua sería una mercancía con demanda creciente.

Además se mantendría mucha parte del control de la empresa, puesto que la suma de diferentes administraciones públicas haría el 51% del total de la sociedad anónima. Los trabajadores se han adherido a la sociedad privada, así que las condiciones laborales están pactadas. Y como la gestión privada es muy eficiente y razonablemente eficaz,  por un lado aumentarían los beneficios, y por otro haría espabilar a los trabajadores más vagos.

El agua es un recurso natural pero como también lo es el gas, que ya está privatizado con cierto éxito. Si sube el precio del agua será porque actualmente está demasiado barata según la demanda y en comparación con Europa, y con ello se evitará el derroche, el principal problema del futuro.

45 Comments

Leave Reply